Boda Ana y Javier

Con el fin del verano el protagonismo se lo llevó una boda inspirada en las flores de campo, en los tonos tierra, en esas lluvias que dan salida a la estación otoñal, el olor a chimenea. Una estética muy bohemia a la par que romántica que los novios tenían clara desde el primer momento que contactaron conmigo.

El proceso de creación fue muy sencillo porque Ana y Javier son así, muy humildes y sencillos y todos los bocetos que les enseñaban les gustaba. Finalmente dimos con la clave y a toda esta bonita papelería le metimos un sobre verde agua que hacía las delicias de esta invitación tan especial.

Volver al Catálogo